jueves, 1 de enero de 2015

HISTORIA I: La reina de la lluvia. Capitulo 28 . "El Mausoleo de la reina"



Sussi caminaba con sijilo.
Pero a diferencia de las demás estancias, aquella en particular, se alargaba formando parte del pasillo central.
Una enorme alfombra persa, cuyo valor economico ayudaria a una familia española de salir de la crisis y vivir el resto de sus dias como verdaderos reyes. La envidia de todo coleccionista reputado. Aquella obra de arte, con infinitos dibujos, y como no, grifos cosidos en punto y a mano, con algun tipo de hilo dorado: no le extrañaría que fuera verdaderamente oro cosido en tela.
A cada lado de la alfombra seis esculturas como gargolas franqueando el acceso a ambos lados; finas como el marmol, pulidas como el cristal, un autentico trabajo de buenos maestros artesanos.
Los muros, detras de aquellas bestias de piedra venidas de otro mundo, cuyo zocalos recordaban a la base de las columnas del "templo Persa de las cien columnas". En la parte del friso de aquellos muros laterales, escenas de batallas de algun antiguo rei o guerrero, explicando en alto relieves las epopeyas del heroe olvidado por los siglos.
A medio camino, el perimetro de fuego, ilumino la estancia, muy parecido a las salas anteriores. Al final de ese mismo camino lleno de tesoros de la antiguedad y obras de arte valoradas en miles de euros una especie de tumba sustentada por cuatro grifos labrados en piedra negra.
Al proximarse, Sussi presencio aquel templete de planta circular con ornacinas en cada muro y un perimetro cirncundante a la tumba. En frente y delante de ella, un espejo viejo con maderas negras y refinadamente esculpidas. 
En los frisos cuyas columnas sustentaban, se podían apreciar, las escenas de una batalla; un monstruo en forma de arbol que luchaba contra un ejercito fornido. Las escenas ocupaban todo el friso arquitectonico.
En las paredes de la planta circular, en el lado derecho un grandioso mapa con un nombre "imperio de Arcur".
Sussi miro hacia atras, se oian los ruidos de las bestias de como se quemaban por el fuego en el exterior; debia darse prisa.
En la parte del muro a la izquierda de la unica entrada, un epigrafe en persa antiguo:
.- "Aqui yace la oscuridad. Condenado es el que entre, por los confines de todos los tiempos" Nar- Adob- Abbur el rey de los Utis.....-
El silencio se torno sospechoso... y es que en aquel mismo instante, la flama de su antorcha se torno de un mobimiento relentizado. Era como si el tiempo reclamase pararse en aquel mismo instante.
Las cabezas de los guardianes empedrados comenzaron a moberse y mirar a Sussi: bocas que mostraban unos colmillos de piedra refinada, miradas que conjelaban al intruso al apreciar sus apagados ojos sin pupilas y una especie de incienso o humo espectral que surgia de sus gargantas. 
Sussi miro al espejo, el sonido como un mobiento de aguas, le llamo la atencion. Al lado del espejo, habia un pequeño pilar y encima una joya azulada.- ¡El ojo!.- Sussi se apresuró a cojerlo.

Un azul especial. La llamada joya de la corona. Un opalo transparente como si el cielo mismo se hubiese cristalizado, en su interior, pequeñas cosas nadaban; como si fueran renacuajos en un manantial.... aquello era ¡extremadamente hermoso!
.- Puede ser tuyo... 
Una voz se habia oido...Pero alli solo estaba Sussi y el ojos azul.
.- Te estaba esperando...
Volvio a escuchar de nuevo, pero tan solo se oia el silencio sepulcral de aquel inospito lugar repleto de marabillas y obras de arte.
En aquel mismo instante, Sussi se percato, que el espejo ya no era una superficie de cristal, pues una enorme masa de agua negra y espesa se mobia verticalmente y en aquel extraño espejo.
.- Qui..Quien eres?! No te tengo miedo...!
.- Por supuesto que si....
Del espejo negro surgio una lengua de agua, como si quisiese relamer la esencia del intruso. Después volvio a las aguas negras y espesas. 
Sussi intento buscar un escondite, ¿pero para que le iba a servir?
Del espejo y en forma humana salio una pie femenino; sensual y bello....- Todos tienen miedo...-.. decia mientras salia todo el resto del cuerpo...-Todos deseamos recuperar lo que realmente nos pertenece...- Un cuerpo desnudo de una mujer el doble de alta que Sussi, se mostró ante sus ojos.
Sussi, comenzó a buscar la piedra perlada, pero no la tenia.
.- Llevo mucho tiempo esperando este gran momento.- Su voz, resonaba femenina y sensual, pero se repetia en la profundidad, como si mil almas estubieran hablando al mismo tiempo.
Aquella entidad oscura, aquel ser de otro mundo, repasaba sus largas manos por aquel ataud de piedra negra..-vosotros los mortales, no sabeis apreciar a los que os gobiernan en las sombras, yo misma pude apreciar tal rechazo....-
.- ¿Quien... quien eres?.-
.- ¿A caso importa? Ladrona! (la voz sonaba en la cabeza de Sussi como si la mente le hablase)
.- Tan solo quiero salir de aqui...
.- Entiendo... y sin..¡esto!.- (dijo señalando el opalo azul)..(reia..) yo puedo hacer, que tengas tu recompensa..¿sabes? y que Dorothy no toque ni un solo pelo de tu hermoso cabello..
.- ¿Conoce a Dorothy?
.- Por supuesto... una de mis fieles...
.- ¿Y por que queria el ojo? 
.- Necia... los humanos creeis saberlo todo..con vuestras leyes y costumbres religiosas...sin embargo no hay ni una sola alma que anele su mas intimo deseo... 
Sussi no sabia que decir; se sentia bloqueada ante aquella presencia.
.- Por ejemplo...¡tu!...
.- ¿Dices que puedes conceder cualquier deseo?
.- Asi es...lograste superar todas y cada una de las pruebas....
.- Segun, el juego si he superado todas la pruebas, yo he ganado el ojo azul.. ¿no es asi?.
.- Asi es...
.- Bien, entonces... no soy una ladrona y esa joya me pertenece.
La entidad reia...
.- Vosotros los monos, cada vez me asombrais...sois estupidos y arrogantes, pero guardais un cierto carisma muy peculiar, detalle que os hace ser ¡"tan apetitosos"!. Bien! podeis llevaros el ojo...
Sussi se acerco de nuevo al opalo azul. Y en aquel instante, la entidad le recordo un pequeño detalle...
.- ¿No te olvidas de algo?...
Sussi cojio la joya sin vacilar ni un instante. Pero aquella pregunta le hizo dudar ¿que faltaba?. A Sussi le empezaron a sudar las manos de nuevo... hasta que recordó el juego de los florentinos.
.- ¿El corazón de un enamorado?
.- Si......
.- ¿Como puedo encontrar a esa victima? (dijo Sussi sin vacilar e intentando ganar tiempo).
.-No hace falta! lo tengo ante mi!

En aquel mismo instante, cuatro brazos salieron de la espalda de la entidad. Sussi forcejeaba para zafarse de aquellas manos humedas y pegajosas. Pero no podia hacer nada, ante la fuerza de aquel ser oscuro. El cuerpo de la joven se veia arrastrada hacia el interior del espejo negro, arañando con sus uñas el suelo empedrado y dejandose parte de ellas en la superficie empedrada.
Sussi ya formaba parte del sequito de la entidad, pues la oscuridad se habia apoderado de la siguiente alma.
La dulce fragancia de Sussi, hizo que la reina oscura, recuperase su boca y cuerpo de mortal. 
.- ¡Mi turno! (dijo con voz mas humana)
Sus ojos recobraron el blanco y el iris de un mortal. Se fijaba delante del friso; una representación  escultorica de un joven guerrero con un muy familiar brazalete y con dos espadas.
Una sonrisa se dibujaba en su nuevo y bello rostro.

                                         Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede exponer su opinión sobre el capitulo (por ejemplo:Que le ha parecido)