viernes, 3 de abril de 2015

HISTORIA I: "La reina de la lluvia". Capitulo 10 (Actualizado) "Quiero irme de a qui"


"Quiero irme de a qui"

Las cuencas de los ojos, oscuras como la noche mas negra y sin la luz de la luna, paralizante como la mirada de una Gorgona y misterioso como una gárgola de una catedral gótica. La boca alargada y terrorífica mente cómica,  mostraba  toda una horda desordenada de colmillos contrastantes con los cuatro caninos tremenda mente afilados. Aun siendo una mera representación petrificada de “Medusa”, la lengua de doble filo, que surgía del mismo paladar, impresionaba junto con los serpeantes cabellos que salían de su cabeza, ondulantes y gobernantes en forma de dintel. Aquel arco de medio punto, franqueaba el acceso al segundo pasillo sin explorar, donde se encontraba el siguiente “specchi di lanima”.

Sussi, Juan y Jordi, contemplaban la imagen escultórica de “Medusa”: La Gorgona de Perseo. Aquel motivo decorativo se posicionaba imperante en el craquelado rocoso de aquel sillar. Un dintel, que hacia pensar dos veces, antes de cruzar.
.- La Gorgona o “Medusa”, conocida como una de las deidades mas antiguas de la mitología indoeuropea e incorporada a la Griega en tiempos arcaicos. Cuyos orígenes proviene del Norte del Sudan, Persia y especialmente en la ciudad de la antigua Frigia en la península de Anatolia… (dijo Sussi, tragando saliva)
.- ¿“Anatolia”? (Dijo Juan)
.- …la actual Turquía. (Dijo Jordi)
Sussi y Juan se quedaron mirando a Jordi. Estabas sorprendidos de la respuesta.- ¿Qué?.. si! soy un “Friki” de mierda…
Los tres se dispusieron a dar el paso, sin contar de aquel escalofrió que erizaba de respeto a aquella representación adintelada de piedra.
.- Sussi (comenzó Juan) ¿Por qué Medusa?
.- Si he de ser sincera, no tengo ni idea… más bien mi pregunta ahora mismo es ¿Qué hace en Cataluña  un mausoleo persa?
.- ¿Alguna orden secreta? (dijo Jordi, mientras encendía el generador para encender las antorchas de luz) …yo creo que debe ser “Mason” o de algún poder en la sombra…(Siguió confiado en lo que decía..)
Sussi dejo las cosas en el suelo. No miró el cuadro aún. Recordó, en aquel instante, lo que había leído en el códice anónimo. .- ¿Y si no fuera la Gorgona? Quiero decir, que desde que hemos entrado en este lugar, solo he visto esculturas de distintas civilizaciones y distintas épocas… parece como si algún fanático coleccionista de arte, hubiese querido construir todo esto para esconder, solo, el ojo azul. ¿No os parece?.-
.- No vas mal encaminada Sussi, la familia “Montfacony” son amantes del arte clásico. Especialmente de obras del “Renachimiento”. No es de extrañar, que sus ancestros hubieran construido este lugar… (Dijo Juan)
.- Si, pero ¿Por qué?. ¿Por qué nosotros?.  (Sussi estaba asustada. Recordaba la historia del códice y de la entidad oscura representada en el portón ciego abajo en  el claustro) Si tanto lo necesita, ¿por que no viene ella con sus gorilas a buscarlo?
Tenía razón.
Dorothy Montfacony, era la actual ejecutiva de la corporación “Water Corporatión”. Un edificio en la gran manzana de Nueva York, tres jets privados que le permitía ir a cualquier parte, y por si fuera poco, trabajaba para una de las compañías Farmacéuticas mas importantes del mundo “La IDIREM” (Institutón  Diplomático Internacional de Recursos Especiales Medicinales). Tan solo tenía que chasquear sus dedos, y un comité de soldados, hubiesen barrido la zona con esos juguetes de última generación. ¿Por qué, ellos tres?
Juan lo pensaba, mientras que se sentía mal físicamente.
Desde que habían entrado,  aquel lugar, no paraba de sentir nauseas y una extraña sensación en su pecho “como cientos de agujas moviéndose en su interior” le hacia pensar que había cogido alguna que otra gripe de temporada ¿o era lo que su doctor había localizado en sus radiografías hace ya unos días? Una especie de mancha negra justo al lado del corazón. El sospechaba, los ruidos, de aquellos mecanismos al moverse, como grandes engranajes de una enorme maquina industrial, o como si todo aquel complejo fuera una mera ilusión de la verdad que ocultaba aquel recinto por muy preciosas que fueran las obras de arte. Detrás de todo esto, había algo muy extraño. Y comenzaba a ponerle nervioso. Tal vez era el tabaco, o la energía espesa que se percibía en aquel inhóspito lugar, o las heridas en la espalda “como arañazos” .- ¡Joder! Como coño me los hice.- (se decía a si mismo, tocándose por detrás, por que le picaban tales heridas)
Los dos, tenían ganas de encontrar aquella joya y largarse de allí cuanto antes. Los síntomas de desesperación y de ansiedad, comenzaban a notarse en las manos temblorosas de Juan, y en Sussi en sus ojos rojizos como una mala alergia al polvo.
Pero ellos eran “Profesionales del misterio”. No era la primera vez, que sus vidas estaban expuestas a un rumbo incierto.

El segundo cuadro.
Un lienzo de madera negra como el carbón. En su superficie una nueva representación: Un retrato de algún noble de la aristocracia francesa. Rostro atractivo, ojos azules, hipnóticos y cautivadores. Cabellos rizados y castaños oscuros jugueteando con las sinuosas líneas de su cuello y el terciopelo de su capa blanca estampada con los símbolos de la corte francesa “la flor de lis”. En sus manos, una especie de objeto fuera de lo convencional “una varita”.
Sussi, observaba con su lupa y foco, como el trazado de aquella pintura, había sido elaborada por un zurdo. Intento rascar con su bisturí  la pintura seca y desgastada por el tiempo. Necesitaba muestras y saber su verdadera datación.
.- Jordi! Analízame esto… quieres?
Jordi, poseía una maquina capaz de pesar a tiempo real, la calidad de cualquier prueba. Le llamaba “Wats” (Watson), como el ayudante de Holmes el investigador de las novelas de Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes): una especie de pantalla plana como balanza, que transmitía a su ordenador personal toda la información referente a la prueba, desde su composición molecular hasta la prueba del carbono 14. Un diseño, propio de Jordi, el cual descartaron en la expo 2014 de Barcelona de Nuevos emprendedores, por su elevado coste de producción y futuro incierto. “Wats”,era una especie de Ipad, cuyos gruesos cables estaban conectados a su portátil, cuya voz parecida al doblaje de la actriz de las películas de Tom R. decía los resultados de los análisis. “.- …piel de ciervo, ADN humano, datado en el año 1350 hasta 1480 de nuestra era….-“
.- ¡Sussi! ¿Me oyes? (Dijo Jordi desde la tienda de campaña. Las voces resonaban en eco..)
.- Si! ¿De que fecha?
.- ¡Siglo XIV y XV!
Sussi,  que estaba arrodillada frente al cuadro y mirando hacia donde venia la voz, se quedo pensativa. Estaba sorprendida..- No puede ser….-
.- ¿Qué pasa? (Dijo Juan, acercándose a ella)
.- Solo existe un pintor que fuera zurdo en aquella época y que pintase los cuadros con la técnica del “sfumato”.
.- ¿Quién?
.- Leonardo Da Vinci.
.- Vaya!... bueno… no tiene por que sorprendernos… los Montfacony eran italianos…
.- Si pero, Juan. Este cuadro es un “espechi”.
.- ¿Y que? A cualquier pintor por una buena suma de dinero, pintaría cualquier cosa…¿no entiendo por que te sorprende?
.- Juan! A los que pintaban un cuadro así, se deshacían de el para…
.-…que nadie supiese de lo que escondía. Si, se lo del juego del tesoro… ¿y que?
Sussi no supo que contestar. Todo este asunto, le preocupaba…: el ojo azul, las vasijas “las musas de Nerón”, el códice anónimo…y por dios! ¿Quien era Sir Robert de Agramunt? ¿Por qué escribió en un códice medieval como si fuera un simple diario de abordo? Le dolía la cabeza. Estaba cansada. Tal vez, por que no había dormido. Pero quería salir de allí, aquel tenebroso y oscuro lugar, le hacia temblar de miedo.
.- Sussi ¿Qué es lo que tiene en el hombro?
Sussi se acercó, al lado izquierdo del cuadro. Con su foco en la frente, pudo ver aquella especie de sombra negra, casi desapercibida a la vista.
En aquel instante, ¡Sussi “Salto” hacia atrás!
Tras la figura del retratado, había un ser ensotanado difuminado con el “sfumato”. Cuando Sussi contemplaba al siniestro personaje, pudo ver como sus ojos rojos se habían abierto, como si este hubiese percibido la presencia de ella en aquel mismo instante. Como si el cuadro tuviese vida propia, aquel sujeto ¡salio! Del mundo de las pinturas hacia el mundo de lo natural.
Juan, veía como la bella Sussi se echaba hacia atrás con los ojos temblorosos y apunto de llorar de miedo. Para ella, aquel ser fantasmagórico, salía del cuadro en dirección hacia su posible victima que se arrastraba hacia atrás contra la pared empedrada del pasillo. Su rostro, ¡el de un chacal! Ojos rojos como el del mismo diablo, dientes afilados como dagas y una lengua impregnada de saliva que caía a borbotones por ambos lados de su potente mandíbula.
Los ojos de Sussi, se tornaron en blanco. Su cuerpo comenzó a temblar y golpear por el suelo.
Juan, que estaba allí, la cogió de la cabeza con delicadeza y le puso su cinturón de cuero en la boca, mientras que soltaba espuma.
No era la primera vez. La Epilepsia, le venia de nacimiento. Posiblemente una amarga herencia de su madre. Juan sabia que hacer, y también sabia, que le ocurría cuando tenía ciertas visiones.
Sussi despertó, al cesar los síntomas. Se abrazó a Juan..- Quiero..irme de aquí.. Quier..rm.. de aquí…-
Juan la abrazaba y le acariciaba el pelo.- Tranquila…hssss.. ya esta… tranquila…-

Se había quedado dormida. Estaba muy cansada. El lo sabía. Aquellas visiones, le hacían pasar un mal rato. Así que la bajo por las escaleras en brazos y la puso en su cama. Mientras ella juntaba sus rodillas, temblorosa y desconcertada, Juan le había preparado una infusión caliente. Pero al llegar a su cama, se la encontró dormida.
Le levantó uno de sus mechones de la frente y le ofreció un beso de buenas noches.
Aquella misión, les estaba superando a todos.
Y era hora de tomar una decisión.
Su antiguo profesor de gimnasia, en el instituto de F.P. Olesa de Montserrat, ya se lo comento una vez, en que Juan no quiso participar en el equipo de basket. “A veces mas vale una retirada a tiempo que una derrota”.
Juan se preparaba “su piti”. Ahora entendía aquellas palabras. Y mientras fumaba, recordaba que en aquel tiempo, no supo que quiso decir aquel estúpido profesor de gimnasia, cuando se dio de baja en el equipo de basket por que su tía, la que estaba a su cuidado, estaba muy enferma. El era de Barcelona, pero los recursos económicos de la familia Gonzales, eran escasos. Su tía, que vivía en Olesa de Montserrat, era la única alternativa que le quedaba, para seguir estudiando e ir a la universidad de Barcelona de “Bellaterra”. Un gran deportista y atleta, que tubo que dejarlo todo, cuando su tía falleció por el cáncer de pecho.
Miraba su cigarro… no con placer… sino con amargura.
Sussi lo necesitaba más que nunca. Y este acto, lo único que hacia era que en el futuro, el no pudiera estar allí, cuidándola, y protegiéndola.
.- ¡Jordi! Recoge las cosas. Nos vamos.

Juan tiro el cigarro. Pero esta vez, fue distinto.