viernes, 23 de septiembre de 2016

La Reina de la lluvia. Capitulo 28. Odanim. El primer Huuk



Capitulo 28. Odanim, el primer Huuk.

 Haz click aqui para leer el capitulo.Enlace (Wattpad)

. Oh! Si.... "el Od-mundus" .... No importa su condición... Malo o bueno, toda carne es sabrosa para las criaturas que viven en ese rincón apartado de toda luz.... seres malvados, asesinos y ladrones, la escoria de una civilización desarrollada. Todas las almas que habían sido corrompidas por el deseo, la lujuria y la ambición eran enviadas al" Arca del olvido". Todo ser que había perdido credibilidad era llevado al abismo, al lugar donde nadie quiere recordar. Un lugar donde no existe el tiempo. Seres diferentes a nosotros, personajes que por circunstancias del destino, todos sus semejantes habían perdido la confianza en ellos y por ende estaba condenados a vagar por "El Od-mundus ".por siempre jamás.. Una gran fuerza, mucho más poderosa que el reino de la estrellas. Un poder, que se alimenta del miedo, que se nutre de los deseos imposibles de lograr de todas las criaturas del universo... La fauces lo oscuro, como un torbellino en unas aguas apaciguadas que traga toda esencia de vida, sin condición ni estatus, y en su interior, unas tinieblas infestada de toda clase de engendros. ¡Oh si.!.... El Od-mundus."La mazmorra de los grandes",su anhelo desde el devenir de todas la eras, el deseo cumplido por los dioses
Las sombras temblaban ante el chispear de la fogata. Aquel viejo loco y de cabellos grises desaliñados, pronunciaba las palabras exactas para que la penumbra y la difusa iluminación atraerán a los personajes olvidados de las epopeyas de los mas antiguos. Su voz penetraba por los oídos convirtiendo las palabras en evidencias de un pasado muy lejano ocultadas en la mazmorra más oscura de su mente, de sus células, y de su adn.
Los sonidos de aquel viejo Orador tras pronunciar las palabras junto con las frases, viajaban como una brisa que planea por la campiña transformando el manto verdoso en una tonalidad más clara, para llegar a los oídos de su único espectador. Como la maquina más sorprendente del mundo, aquellos oídos cambiaban los sonidos en cientos de millones de impulsos electromagnéticos. Este aparato del sistema auditivo, digería mediante pequeñas membranas adheridas en el tejido muscular aquellas vibraciones, los sonidos mutaban y la voz se tornaba en imágenes visuales. Como un alfarero y sus manos "mente y transmisión creativa", la visión, aquellos impulsos electromagnéticos modelaban y construían un mundo creado por palabras del Orador. 
Argos, tras escuchar el inicio del relato, comenzó a experimentar una serie de cambios importantes en su condición auditiva y visual. Como un espíritu maligno, aquellas palabras resonaban en su cabeza y sus ojos se tornaron blancos.
Blancos como la nieve. Paralizado, aun así su pecho se inflaba como si todavía pudiese respirar. Quieto y prudente como si un depredador estuviera a su acecho. En su mente una fuerza de otro mundo se plasmaba al son de las palabras del Orador, un lenguaje de otro tiempo... El joven Argos engullido por la avaricia de fuerzas desconocidas era incapaz de moverse.... Su mirada neutra y blanquecina, contemplaban una realidad fuera de este mundo... Paralizado y en trance, en la cabeza del joven soldado olvidado y recientemente rescatado de las atalayas derruidas de la ciudadela, sentía por momentos como perdía el control de todo su cuerpo.
Aquel lenguaje de otro tiempo, parecía absorberle el alma. Miraba hacia arriba con aquellos ojos sin pupilas, hacia la techumbre rocosa del interior de la cueva que los cobijaba.
No se puede explicar lo que la mente humana es incapaz aun de comprender. En tales situaciones, el mundo de los sueños suele ser una buena alternativa para mostrar verdades que cuestan de digerir. Es inofensivo, pero al mismo tiempo es instructivo y mortal para la personalidad. "instructivo" porque hace que pienses de otra manera, y que contemples tu mundo de un punto de vista diferente, tras el evento. "Mortal", por que una vez revelado los secretos detrás del velo, la vida, cambia y una parte de ti muere.
Argos abrió sus ojos en aquel sueño. Todo era oscuro. Tal vez se encontraba en medio de un bosque oscuro y siniestro. Las sensaciones eran casi las mismas, las manos no podía verlas, solo sentía que podía mover sus dedos. Frío, mucho frío. Pero delante de sus ojos solo había una infinita niebla negra que no dejaba ver con claridad. Tal era la sensación de estar en un vacío. Sensación de frialdad, y de como los músculos del cuerpo se agarrotan, comprimiéndose, como el alma que presencia en medio de una plaza a cientos de personas que lo han perdido todo, con harapos y sin nada para llevarse a la boca. La misma sensación, que cuando ves a una madre drogada con una sobredosis y con el niño llorando de hambre en sus brazos. El corazón se oprime y sientes como todo aquello te deja sin aliento, sin poder casi ni respirar. Sin la percepción de la brisa en la palma de los pies, sin la sensación del suelo, todo se hace más inhóspito y profundo. El pecho se oprime, se encoje el alma como si estuvieras en un lugar cerrado y reducido. Sólo en el vacío tu conciencia conspira contra ti. Te degrada, te culpa y te hace esclavo del miedo. "El terror" acaba devorando el poco valor que pueda quedar en tus entrañas.
Todo su alrededor se había esfumado, tras aquellas palabras del Orador; silencio sepulcral .Sin color, ni fragancias, en aquella "nada" no había nada. Sólo Argos, con preocupación y incertidumbre. Su respiración profunda como si se ahogase, le provocaba una ansiedad que lo iba poniendo más nervioso; El peligro. Los fantasmas. Demonios y criaturas olvidadas en su pubertad, temores que venían del pasado usurpando cada vez más su autoestima. Argos se encontraba en ese lugar, negra y oscura.
En ese mismo instante, una brisa sopla, el viento, una corriente guiada por multitud de puntos de luz como fuegos fatuos en la campiña, concentrándose en la lejanía. Una tremenda luminiscencia increchendo. Una gravedad que lo empujaba hacia el centro, en la dirección de las luces. Cuanto más cerca, más fuerte era su atracción, la sensación de ser absorbido por aquella anomalía, arrastrado como la corriente de un rio. Y cuanto más próximo, más sabia del secreto de toda aquella fabulosa y mágica fauna. Sus ojos se abrieron como platos cuando los labios de aquellas enormes fauces iban devorando todas y cada una de aquellos orbes de luz o luciérnagas de la inmensidad sombría. Ante el, y por asombro !un enorme agujero oscuro donde la luz era devorada! "
Argos, no sabia que era eso.
Jamás había estado en esa situación.
Todo eso parecía ser verdaderas ilusiones. Pesadilla que se aferraba a sus mortales sentidos. Se sentía como un gramo de polvo en medio de la inmensidad. Arrastrado por el titán de la naturaleza, en dirección a un colosal torbellino cósmico.
¡ A toda velocidad! 
Sus brazos cubrieron su cabeza, como si de un posible impacto estuviera a punto de suceder. Aquella atracción junto con una luz que Crecía conforme se acercaba al torbellino, era tremendamente poderosa. Luz blanca, tranquilizadora, como el abrazo sincero, tierno y seguro, de una madre a su hijo. Sin la sensación de ser tocado, Argos percibía una poderosa ansiedad y deseo de querer formar parte de aquel resplandor. Como si no existiera nada más en su vida, solo importaba ser parte de aquella luz. 
!...Y de repente!,.... el espacio se torno blanco luminoso.
-. Al comienzo.... ¡todo era luz! .... el equilibrio perfecto y la armonía de las aguas pacíficas del universo. El ser que lo gobierna todo había logrado la plenitud. La unión de todos los elementos del individuo. La comprensión de toda existencia. Desde el punto del vacío hasta la adherencia con todas las cosas. ( dijo el Orador)... ...Todos somos uno... En dos movimientos... "Expansión"y Contracción".... como un gran músculo..... o como el palpitar de un corazón que bombea el corriente energético por todo el cosmos. 
....Los Oradores, de todas las épocas, reconocen al acontecimiento, como el primer " Huuk" de la historia de Arcur, aquel que se enfrentó al Orewuea, al devorador del tiempo. Muchos lo intentaron, pero todos ellos fracasaron. 
...... -los regentes de la noche y del día, ......
......los inmortales..... los dioses, Oh!, Si!...ellos también temen a los poderosos tentáculos del tiempo... pero no de la forma en la que puedas creer. Todos los dioses buscan la gloria en el universo...... .su más apreciado deseo: Ser recordados, amados, adorados, mencionados y relatados en cada rincón del imperio celeste. Eso siempre, es lo que pensamos los mortales; Que ellos lo tienen todo y , no tienen deseos.....je je je..... ¿Que, que desea un inmortal? .....Ellos han vivido toda clase de logros con sus respectivos infortunios, éxitos y desdichas, culminación y frustración, pero al mero mortal , se le suele olvidar el don del compromiso de la vida. Mientras que la muerte crea terror al individuo, otros que no poseen tal convenio, la desean como la joya más preciada del universo. 
Pero el gran Orewuea, una gran masa negra en el centro del espacio, desmiembra y devora sin censar toda fuerza de vida, arrebatándole de las dotes de su victima, el individuo atrapado en su telaraña estelar era separado de sus cualidades más importantes; su fuerza vital y el tiempo. 
Orewuea, se hacía cada vez más grande. Y los Dioses que amaban su inmortalidad, huían más allá de los poderosos tentáculos del gran torbellino cósmico. 
Cuando supieron de lo que habían hecho. Se dieron cuenta que ellos mismos fueron el artífice de su propia destrucción. 
Éra el fin de su existencia. 
Lo que siempre habían estado buscando. Lo que siempre habían deseado...El fin de su inmortalidad; Salvación y condena. Gloria y maldición
Cuando todo estaba perdido, y no existía ningún tipo de esperanza, uno de ellos se enfrentó al poder oscuro del universo. "Odanim". A diferencia de los demás dioses, el poseía el poder del "Ansia" o el don de "la constancia" . 
Donde todo ser había cedido, Odanim, se oponía a la gravedad de la situación y lo intentaba todas las veces que hacía falta. Como el alumno de la sabiduría, que repite y repite sin importar la grandeza de su contrincante o problema, aprendiendo de la caída, de los errores, de sus fracasos e intentos y superándose a si mismo....
...en donde nadie se atrevía llegar o exponerse a una completa autodestrucción, Odanim se aproximaba al triunfo, su propia naturaleza no le permitía pasar por alto cualquier situación que requerirá ayuda o consejo. Era como el loco" en el Tarot, aun sabiendo su fracaso y destino seguía su camino, con valor y heroicidad. 
Nadie de su especie lo quería. El más grande de todos guerreros había demostrado que incluso el más pequeño e insignificante sujeto podía hacer cambiar las cosas.... "Un nudo puede deshacerse, incluso el más apretado de todos ellos " ; la constancia, el valor, el querer con todo el corazón cambiar las cosas, ir en contra la corriente aun sabiendo que vas a ser arrastrado hacia atrás cuando estés delante de tu objetivo, ......
Odanim demostró que era el mejor. 
Pero incluso la envidia inunda los corazones de los dioses.
La cúpula de "los Sesojith", lo mantenían siempre ocupado en temas sin importancia en algún rincón de la galaxia. 
Pero a veces la situación se complica y el problema te viene a ti.
Odanim, estaba en su planeta favorito. Único en su especie, igual que el. Cuando Orewuea se acercó al sistema solar de Odanim, y vio que su mundo estaba en grabe peligro, no lo dudo y se enfrentó al gran Orewuea. 
En el tiempo de "Od-dalerp", o "la era del resplandor", el mundo de los hombres cambio. 
Tras una lucha extrema y sangrienta, el Sesojith, logró vencer a la criatura favorita de la oscuridad. Todo su poder y fuerza, se dividieron en cientos de millones de partículas que se fueron adhiriéndose al resto de todos los seres, criaturas, del mismo planeta. En aquel tiempo, fue cuando el hombre aprendió a levantarse e inventar cosas. 
Según los libros sagrados, del impacto, una piedra azulada salio disparada. Al llegar a la antigua tierra de los hombres, la lluvia comenzó a caer y cubrió gran parte de la tierra quemada. El diluvio acabo apropiándose del reino de fuego y azufre. Y desde lo inerte, la vida brotó multiplicándose a una velocidad asombrosa.
Pero nadie quería a un Sesojith protector de los simios.... y menos a un asqueroso mono del planeta, en territorio del gran Orewuea.....
Todos ellos sabían la razón de la existencia del devorador del tiempo. Los Sesojiths, estaban muy interesados en el. Cuando el gran Huuk ganó a la bestia, toda su proeza fue olvidada. El nombre de Odanim, fue tachado en los frisos y pinturas de los templos y palacios. El Huuk, tras derrotar al gran Orewuea, fue castigado y enviado a los confines del universo. A un planeta llamado Et-nahup o planeta última frontera ,.... es decir , a nuestro mundo.
Argos, contemplaba en aquella especie de sueño o visión, una enorme y absorbente luz blanca. Un orbe cuyos rayos del sol transmitían unos sentimientos muy familiares, las mismas sensaciones que sientes cuando eres niño: calor, protección y amor, mucho amor.... sus ojos estaban llorosos.... aquella emisión solar intensa transmitía sentimientos de la niñez, como esa percepción de la realidad que sentiste cuando tenias 4 o 5 años, en que la vida parecía ser toda más auténtica, como los colores de la naturaleza tras la lluvia. Sin mentiras. Sin engaños. En que podías permitirte fallar, en la que te equivocabas y no eras acribillado por multitud de opiniones injustas hacia tu persona, por parte de tus hermanos, amigos y conocidos. No importaba si caías, todos te sonreían y te decían: "no pasa nada". No había miedo por que aquel amor hacia ti era sincero y auténtico. Aquella esfera blanca transmitía una paz y una comprensión infinita. 
Argos podía sentir todo aquello, en aquella especie de trance. 
De repente, la esfera que lo gobernaba todo se iba deshaciendo en pequeños rayos de luz que se dirigían hacia todas partes. Pequeñas gotas, salían dulcemente para fusionarse, como una caricia, con la oscuridad.
En ese instante, lo que parecía ser un universo oscuro y vacío, aquel firmamento, comenzaron a salir diminutos puntos de luz como las familiares estrellas en el firmamento. La vía láctea con cientos de millones de estrellas. 
A los pies, un mundo acuático sollozaba ante la presencia de cientos de miles de astros... ruidos de enormes criaturas que se zambullían en aquella seda oscura impregnada de la misma realidad que la gobernaba, como un espejo en movimiento que se podía ver el reflejo de todo el universo, como el reflejo de una noche clara en las dunas de las aguas saladas en mar abierto.
-. Oh...si!, el universo estaba inundado de agua, un mega océano estelar repleto de vida... Cuando los dioses soñaban con la posibilidad del fin de sus días. La eternidad, al final, siempre supera al que la posee, incluso a los regentes del imperio celeste. Todo era agua hasta que "El gran Orewuea" apareció devorándolo todo a su paso... Un vacío, que con el devenir de los tiempos, toda la masa acuática en el cosmos se fue transformando en "la nada". Por aquel entonces, una raza muy poderosa convivía con los titanes del cosmos. Nadie sabe de donde vinieron. Sólo y siempre, se ha especulado de su existencia. Lo único que se puede decir y de quienes eran, son unas tablas grabadas por lo orellabaks. Ellos los llamaban "Sesojith" que dicho en Arcuriano significa: "padre". 
Según las estelas de "Zuback":
Los Sesojith tuvieron que esconderse para no ser devorados por el gran Orewuea. 
Sólo había una forma de derrocar a si contrincante, y los Sesojith se prepararon para la guerra. 
Entre toda confusión, en el campo de batalla existía un lugar llamado Et-nahup o planeta última frontera, un orbe errante, donde las fuerzas de la oscuridad se enfrentaron con las de la luz. Aquel orbe verdoso se torno del color del dolor , de la culpa, de la perdición y de la venganza. Cuando Odanim llegó a su destierro, todas las cosas de ese mundo comenzaron a nacer y cambiar de color. Con el tiempo, el orbe escarlata, se torno azul como el firmamento.
Odanim, fue el primer Huuk. El que se enfrentó al gran Orewuea y le plantó cara. Tras el enfrentamiento, Odanim, 
desapareció de la escena, su cuerpo se fragmento en cientos de millones de luces que se esparcieron por todas partes. Todos los seres de Et-Nahup, grandes y pequeños, recibieron una parte de "el".
Según las estelas de Zuback, cada vez que nacía un infante con el corazón puro, una parte de Odanim, se aferraba a la vida del recién nacido. Todo su poder y esencia nutria al mortal de las cualidades y características de un auténtico Sesojith.....
Argos, tras el relato del Orador, parpadeo los ojos y el trance cedió. Todo se había disipado, desvanecido como si fuera un truco de magia. Una brujería. Una ilusión. Un truco de humo y espejos.
-. ...dices que hace 149 lunas que no sabias nada de lo ocurrido en Tarakubiat... tus heridas se curan como si nada...Sois un joven con mirada hacia el pasado... posees la marca de la legión Arcuriana. Mi pregunta sigue siendo..... ¿Que hace alguien como tu en Tarakubiat?
Argos, no se sentía bien. hubiese sido mejor que hubiera nacido con ese don. Pero no era así. El escondía una verdad mucho más fría y egoísta. Una realidad terroríficamente tenebrosa. 
-. No. no puedo decirlo.....no lo entendería. 
-.¿Entender?, llevo toda la vida leyendo legajos de personas que habían dejado sus memorias por el bien de la humanidad. He presenciado toda clase de monstruos y seres malditos, pérdidas y dolor. Si, es cierto, nunca estuve allí con ellos, pero sentí una parte de lo que escribieron como si hubiese estado con cada uno de ellos. Mi viejo corazón, sabe manejar un buen golpe aunque no lo parezca. Pero...es cierto. El peso de la edad cada vez lo noto más, las señales de que ya me queda poco se notan en mis cansadas manos.... a menudo recuerdo cuando podía hacer cosas sin un mayor esfuerzo.
Y entonces contesto....-.Yo no nací con esto, señor... es un poco largo y difícil de contar. 
-.¿difícil de contar? ¿Que puede ser tan complicado? Poséis el don de los antiguos, la capacidad de regenerarse sin necesidad de la medicina. Creedme, si tuviera una pizca de vuestro talento me dedicaría a reconstruir este cementerio.
-.!¿Talento? !, !no creo que esto sea una virtud. He perdido a todos mis familiares y amigos, compañeros de campaña, grandes soldados que cumplían su deber aniquilados en una sola noche.! Talento o don, esto me empieza a pesar demasiado.
-. Jajajajaja...., ¿a pesar? . Decidme joven, ¿cuando naciste?¿ Hace mucho?.¿Que os aflige?¡ Insensato, estúpido y arrogante! Os he sacado de las ruinas, aplastado entre las almenas desprendidas de la torre más alta de Arcur, y ahora os encontráis aquí, ante mi presencia como si nada. Sois un Huuk, de eso no cabe duda. Pero me demostráis que no tenéis la mayor idea de que eso conlleva.
-. ¿!Quién es usted para hablarme de ese modo! ?
-. Mi nombre es Toobias "Sahibot" , que quiere decir "la voz de los regentes en la tierra". En un tiempo fui secretario general del Orador supremo de Tarakubiat. El trabajo de un Orador, es de dedicar todo su tiempo al estudio y escritura sobre la historia de nuestro origen. Códices, pergaminos, tablillas antiguas, son recopiladas para comprender nuestra existencia y razón en este mundo. Son libros sagrados. Protegemos nuestro legado como si fuera un tesoro muy valioso. La historia de cada individuo puede disiparse como la bruma de la mañana con la aparición de los primeros rayos del sol. Cualquier vestigio de una civilización; su historia, sus acciones, sus reyes...son mucho más valiosos que el oro. Nos dicen quienes fuimos, que somos y lo que seremos...¿Que quien soy yo? En tu momento, te hubieran castigado con 12 latigazos por tu insolencia. Hablar Ahí a un Orador, el senado se hubiera ocupado de vos por dirigirte así de esos modos. ¿Que quien soy yo?, soy el único que puede ordenar esa cabeza de chorlito que tenéis, en vuestra sesera hay tantas preguntas que responder que se necesitaría la inmortalidad para que pudieras comprender cada una de las respuestas. Pero.... reconozco tu posición. Estoy seguro de que no tienes ni la menor idea de la capacidad que posees en tus entrañas. Un Huuk, no es un inmortal. Su destino está fijado por un poder mucho mas grande, mayor que el de los dioses. Vuestra cometida, tiene un fin. Como un nudo, no importa su dificultad y complejidad del mismo, tiene su función, su destino, su razón de existencia. 
-. Si, pero....yo no quise esto
-. No consiste en lo que deseabas jovencito. Nunca consistió en lo que querías. Tu vida, te fue dada como todas las demás, para y simplemente formar parte del tejido celestial de todas las cosas. Tu no existencia, representaría la hebra sin coser, que deshace toda la tela del universo. Sois un hombre que el poder supremo de la vida os a bendecido con una dote y responsabilidad crucial para la supervivencia del todo. Un nudo importante en el majestuoso tapiz de todas las cosas. Para los mortales, sois un engendro, un maldito con la capacidad de vivir con el devenir de los tiempos para llegar al momento culminante. Tu camino....jovencito. ..Tan solo acaba de comenzar. Ahora, para vos soy el portero del acceso a un mundo lleno de peligros y desafíos superiores a lo normal, a todos los seres, soy un consejero de principio en el camino del iniciado, soy ese punto en el que vuestros ojos van a comenzar a abrirse. Nuestra conversación, jamás hubiera sido posible si no fueras lo que eres. Pero antes de empezar, debo de advertirte. Vuestra historia no va acabar bien. Sois un Huuk ante la mirada de los hombres, pero para los dioses... sois una miserable rata que se ha colado en su jardín.